Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
23 de abril de 2014
 
Más Secretaría
Videos Secretaría
Calendario de Grado
Ubicación y contacto
Encuesta
¿Te gustaría proponer ideas para tener la universidad que quieres?
  

images/stories/topes/banners2.jpg

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
Secretarios elevan propuestas para enfrentar desafíos de la educación universitaria venezolana PDF Imprimir Correo
images/stories/noticias/nucleo3.jpg
La secretaria de LUZ, Marlene Primera Galué, junto a sus colegas de las universidades públicas y privadas.
Foto: Alfredo Montilla.

En el Núcleo de Secretarios realizado el pasado viernes 15 de julio en la Sede Rectoral de LUZ se discutieron varias propuestas que serán presentadas al Gobierno nacional. Se conversó sobre las limitaciones de la educación diversificada, los criterios para el ingreso a las universidades y la orientación vocacional. El anteproyecto de la LEU fue analizado entre los secretarios.


Alfredo Montilla


El camino de los futuros profesionales del país está en una encrucijada. Hoy, como pocas veces, se reflexiona sobre el modo en que miles de jóvenes deben ingresar a la educación universitaria, en un contexto en el cual, por un lado, el Gobierno nacional exige el aumento de la matrícula en las universidades autónomas y la eliminación de las pruebas internas de admisión; mientras por el otro, se proponen filtros para evitar la deserción de muchos estudiantes que buscan cursar las carreras más demandadas sin contar con el promedio o los conocimientos necesarios.


Esta última posición, defendida por muchos secretarios de las universidades públicas y privadas asistentes al núcleo que celebraron el pasado 15 de julio en la Sede Rectoral de LUZ, es atribuida en parte al presupuesto asignado por el Ejecutivo nacional a las máximas casas de estudio del país, lo cual dificulta la inversión en infraestructura y recurso humano que conlleve al aumento de la matrícula estudiantil.


Temas como éstos se debatieron en el encuentro, en el cual participaron más de 20 secretarios de distintas universidades. También se discutieron diversos puntos y la proposición de nuevas medidas que serán elevadas al ámbito gubernamental.


En este contexto, la secretaria de la Universidad del Zulia, Marlene Primera Galué, hizo hincapié al diálogo sincero entre las partes, así como la creación de mecanismos en base al estudio científico de la realidad del país, partiendo desde la investigación de los egresados de la educación diversificada, su ingreso en las universidades y el porcentaje de egreso que se produce. 


La respuesta a una tendencia


Para Primera, es clave tomar en cuenta aspectos como la correcta orientación vocacional que evite la deserción estudiantil, que según explicó, representa una gran pérdida de recursos para el Estado venezolano que invierte en estos alumnos.


Asimismo, la autoridad asegura que el análisis de los resultados de instrumentos de medición como la Prueba LUZ, permite conocer sobre las tendencias de una juventud que muchas veces decide, sin propiedad o con poco convencimiento, cursar una carrera, sólo llevados -según expresan muchos trabajos de exploración vocacional- por factores como el prestigio o la tradición con las que gozan en el imaginario social. 


“Muchas de estas decisiones son tomadas luego del egreso de estos alumnos como bachilleres. La orientación debería darle herramientas para tomar una decisión mucho antes de comenzar el periplo universitario, razón por la cual debe existir un acompañamiento hacia el estudiante desde la educación primaria”, expresó.


Por otro lado destacó la creciente y natural demanda de aspirantes a realizar estudios universitarios. “En 2004, la asignación de cupos a LUZ era de 7.585, mientras que ahora supera las 12.300”, expresó.


¿Quién debe asignar los cupos?

 

images/stories/noticias/nucleo1.jpg
Las autoridades de distintas universidades del país debatieron en la Sede Rectoral de LUZ.
Foto: Alfredo Montilla.

Para José María Andérez, secretario de la Universidad de Los Andes (ULA), la postura gubernamental de asignar los cupos no garantiza la culminación del ciclo universitario por parte de los aspirantes a cursar carreras en las máximas casas de estudio venezolanas.


“El Gobierno ha insistido durante muchísimo tiempo que ellos deben hacer el proceso de admisión y nosotros les hemos explicado desde hace años que no tienen la capacidad ni la experticia para manejar el 100% de los cupos”.

 

Para Andérez, “el sistema universitario no sólo se basa en el proceso de admisión. Aunado a éste, se debe garantizar la prosecución exitosa del estudiante y un egreso al mercado laboral que justifique la inversión que el Estado hace, así como el esfuerzo de las universidades en prepararlos”.


Explica la autoridad de la ULA, que hay algunos acuerdos que se han alcanzado con el Gobierno, “sobre temas que no se querían discutir antes”, como “el impacto de un subsistema de educación media y diversificada de baja calidad, con profesores que no están preparados, con gente con muy baja motivación, estudiantes que faltan a sus clases y renuncian tempranamente al sistema educativo”. 


Entre otros factores, Andérez acentuó la necesidad de que el Gobierno y las universidades eleven la calidad de los estudios de bachillerato, que se despoliticen los currículos y “se atienda realmente” las competencias que requieren los bachilleres al entrar a la universidad, “porque eso permitirá la prosecución exitosa y el egreso final”.


Explicó que se defendió y discutió con profundidad el sistema de pruebas que algunas universidades autónomas y experimentales hacen. “Estas pruebas cumplen dos funciones fundamentales: La primera ordenar el ingreso; y la segunda detectar el nivel de calidad con el cual la gente viene formada”.


Estrategias para el ingreso


El secretario de la Universidad Simón Bolívar, Carlos Puig, informó que en la reunión del 15 de julio se decidió crear una comisión permanente de ingreso para hacer seguimiento a esa temática.
Coincide con Andérez en el sentido de que el tema del ingreso “abarca inclusión, prosecución y formación con calidad; no solamente admitir estudiantes, sino darles educación de calidad,  lo cual depende de la situación presupuestaria. En las universidades hacemos los máximos esfuerzos para que a la par de financiar nuestras actividades cotidianas, sigamos  manteniendo la matrícula, pero al mismo tiempo exigimos que nos otorguen los recursos para ampliar las capacidades y admitir más estudiantes porque somos una solución para el país. Con nuestra historia, los profesionales, los productos de investigación y de extensión que tenemos podemos encontrar soluciones para Venezuela”.


Subrayó las limitaciones en la formación que están recibiendo los estudiantes  de bachillerato, sobre todo en la educación pública, en áreas como las matemáticas y la física, entre otras. “No están recibiendo una educación adecuada y eso se revierte en la prosecución de estos muchachos en los estudios universitarios, lo cual debe abordarse en conjunto con las universidades, el ministerio de educación y el de educación universitaria”. Para el secretario también es necesario crear programas de nivelación.


Propuestas desde la FCU


El presidente de la Federación de Centros Universitarios y diputado suplente de la Asamblea Nacional, Víctor Ruz, tuvo un derecho de palabra en el Núcleo de Secretarios. Allí propuso un estudio desde las bases para determinar la diferencia entre la preparación de los bachilleres de los colegios públicos con respecto a los privados. 


“Se trata de una problemática que se puede solucionar con la participación activa de la universidad, a través de los secretarios, a través del diseño y revisión de la preparación de los estudiante a nivel primario y secundario. Próximamente, presentaremos esta idea junto a la secretaria de LUZ, Marlene Primera, paralelamente a la propuesta de los 20 puntos que será incluida en el anteproyecto de la Ley de Universidades a ser presentada por la Averu”.


Expresó Ruz: “vemos lamentablemente que de 35.000 bachilleres egresados al año, sólo ingresan a LUZ 11.000 o 12.000. Es necesario que el Gobierno nacional destine una mayor inversión a las universidades. Con un mayor presupuesto se puede invertir en la renovación de cargos de profesores, en infraestructura para albergar más estudiantes o en laboratorios para su preparación académica”, agregó.


Catalogó a LUZ como una universidad bandera que a través de la Prueba LUZ, ayuda a que los estudiantes reciban orientación vocacional, aunque la misma debe estar más cerca de la educación primaria y secundaria, según su criterio. “Hay dos tipos de exclusión, la de los estudiantes que no pueden ingresar y la de aquellos que no pueden culminar sus estudios por no estar capacitados con el nuevo nivel y no están correctamente guiados”, sostuvo.


El presidente de la FCU propuso la creación de un fondo emergente nacional para la dignificación de la educación superior (Fedenade). “El Núcleo de Secretarios puede verse beneficiado con la creación de este fondo, ya que de ahí radicaría la destinación de recursos en solución de las necesidades del estudiante en la consecución de sus programas académicos y educativos”.


La transformación -prosiguió- no debe ser guiada por la ideologización, sino por la avance de la educación tecnológica y académica, así como en el mejoramiento de la infraestructura de las universidades.


Asimismo, planteó el diseño de mecanismos, tecnologías e instrumentos que de forma técnica permitan a los secretarios de las universidades hacer una asignación justa de las carreras y la vocación profesional de los bachilleres que egresan de la educación media.


Ausencia de secretarios 


Para el secretario Andérez, “hay un grupo importante de universidades del sector oficial que no han asistido desde los últimos núcleos, afectando el desempeño y quórum de las reuniones”. Destacó la necesidad de que exista consenso en la elaboración de ideas, pero además que todas las partes se escuchen para beneficio de la comunidad estudiantil.


Carlos Puig, secretario de la Universidad Simón Bolívar y coordinador adjunto del Núcleo de Secretarios, manifestó que “tuvimos una participación de más de 24 secretarios. Decidimos nombrar una comisión -conformada por tres secretarios- que desde el núcleo hará seguimiento al trabajo de la Averu y servirá de contacto con los demás secretarios”. 


Mencionó que se deliberó sobre la medida del Consejo Nacional de Universidades (CNU) de cesar la labor de la comisión técnica de ingreso que había creado en enero. “Nos pareció que esa decisión fue apresurada e inconsulta por parte de la ministra de Educación Universitaria (Yadira Córdova) en el CNU, y decidimos hacer una comunicación en conjunto con los demás miembros de esa comisión, solicitando su reactivación”.


Juan Bolaños, secretario de la Universidad de Oriente (UDO), destacó la voluntad para trabajar que existe entre sus colegas. “Hemos trabajado siempre para apoyar el mayor ingreso posible sin inclusión, pero sin que se afecte la calidad de los profesionales que se van a formar. Sin embargo, todo esto está limitado por el presupuesto. Se trata de un factor físico que condiciona la posibilidad de albergar y atender a más estudiantes, aunado a la correcta orientación vocacional, para tener certeza de que tendrán éxito en su desempeño y los recursos destinados para su formación no se pierdan”.


Sobre la comisión de la Averu, expresó que trabaja con mucha seriedad para presentar una propuesta de LEU al país. “Cuando los entes lo requieran, ahí estará esa propuesta. Hay que hacer ajustes y buscar la opinión de todos los involucrados para que la enriquezcan”, apuntó. 


Propuestas Averu


La coordinadora de la Comisión de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu), Teresita Álvarez, tuvo un derecho de palabra en el Núcleo de Secretarios, en el cual expuso puntos necesarios para reforzar el anteproyecto de la LEU que presentará el sector universitario al Gobierno nacional. “Se presentó todo lo que debería ser la Ley”, señaló.


Garantizar la autonomía de las universidades para poder funcionar y el financiamiento figuraron entre los aspectos claves a ser reclamados al Gobierno: “no puede ser que a mitad de año no se sepa si un ciclo académico podrá terminar, dada la falta de recursos”.


En el sitio se expuso sobre aspectos importantes como el establecimiento de una estructura en función de la autonomía universitaria, en la que cada institución establezca su estatuto orgánico, así como la concepción de la Averu sobre el ingreso estudiantil.  La LEU, según indico, no puede contradecir la constitución y la estructura universitaria.


Otras alternativas


El tema del ingreso a la educación universitaria ha sido abordado por varias universidades de diversas maneras, con la finalidad de dar cabida a miembros de grupos minoritarios o anteriormente excluidos.


En el caso de la ULA, el secretario de esa universidad propuso para el próximo núcleo “un sistema de admisión paralelo que tiene la Universidad de Los Andes, denominado Juan Ramón De Lora y que atiende fundamentalmente a los estudiantes de bajos recursos de las zonas rurales y suburbanas de la ciudades de Táchira, Mérida y Trujillo”.


Para la autoridad, el programa ha probado ser muy exitoso durante los últimos ocho años, “aún cuando no cuente en este momento con el apoyo del Gobierno nacional (sólo con el financiamiento de la ULA), con lo que se alberga actualmente a más de mil estudiantes, quienes son nivelados a través de cursos de comportamiento y autoestima, lenguaje y comunicación, física, química, matemática y biología, para que tengan una prosecución exitosa en la universidad”.


La secretaria de LUZ expuso que en esta casa de estudios está el programa Admisión por Mérito Académico (AMA), que asegura el ingreso al 20 por ciento de los estudiantes con el mejor promedio, provenientes de las instituciones de educación diversificada, esto “como retribución a aquellos alumnos que demuestran dedicación y compromiso académico”, tal como afirmó Primera.


Complementariamente está el programa Asignado Por la Institución o API, en las modalidades aplicables a los grupos indígenas del Zulia como los wayúu, añú, japreria, barí y yukpa. El API también abarca a los estudiantes destacados en áreas como el deporte y el arte, así como a los interesados en cursar estudios universitarios que presenten discapacidad. “Con ello se demuestra el carácter inclusivo de los programas que desde la Universidad del Zulia, a través de la Secretaría, se ejecutan para democratizar el acceso al estudio”.


Para Marlene Primera, la direccionalidad del ingreso a las máximas casas del conocimiento, y más aún, la discusión de la LEU, debe congregar a todos los sectores de la sociedad y la comunidad universitaria. La encrucijada en el cual se encuentra la educación, no sólo la superior, según la secretaria de LUZ, debe hallar una respuesta en las propuestas del Gobierno y de las universidades, escuchando a todos los elementos que la conforman para posteriormente asumir los retos correspondientes.

 

 




^ Subir