Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
20 de noviembre de 2017
 
Más Secretaría
Videos Secretaría
Calendario de Grado
Ubicación y contacto
Gacetas universitarias
Normas y Reglamentos de LUZ
Encuesta
¿Dónde te enteras de las noticias de asignación a LUZ y consignación de documentos?
  

images/stories/topes/banners2.jpg

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
La honestidad como valor PDF Imprimir Correo

Dra. Marlene Primera Galué / Secretaria LUZ

 

Con sabiduría Séneca afirmó,  “…lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad”. Como cualidad humana, la honestidad  permite ser auténtico, estar al lado de lo que dicta la razón  y la justicia.  

En una dimensión más amplia, en las instituciones, la honestidad se convierte en un valor rector bajo el cual se desarrollan las actividades de la misma, por ello, sin temor a equivocarse, la honestidad debe estar presente en cada uno, en cualquier papel que le toque desempeñar porque contribuye significativamente a convivir con los otros.
 

¿Dónde se aprende a ser honestos? Como cualidad y como valor la honestidad se aprende en el hogar. La familia como núcleo de la sociedad es la que  establece las primeras normas que deben respetar  el individuo para la convivencia y se enseña el valor de decir la verdad.
 

En un plano organizacional, esa cualidad que aprendemos en el hogar es puesta a prueba en el campo laboral o de estudio, en el cual la honestidad  debe convertirse en un valor compartido que generará confianza y reconocimiento, ambos ideales deben ser promovidos en las instituciones de educación universitaria.
 

En una sociedad que experimenta grandes transformaciones, la honestidad parece un valor perdido, sin embargo, las mayorías esperan que quienes se encuentran cerca, o quienes dirigen el destino del país sean honestos, porque ésta es la principal muestra de respeto hacia los demás.
 

Este valor se asocia a otras cualidades como la responsabilidad, la sinceridad y la confianza. Estos son temas que debemos tocar con frecuencia en el entorno familiar y laboral porque de esta manera se contribuye a tener una mejor sociedad. 
 

Con ciudadanos honestos y justos, tendremos una sociedad honesta y justa, y por ende mejores instituciones en las que se luche dignamente por los objetivos que se quieren alcanzar.




 




^ Subir