Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
22 de marzo de 2017
 
Más Secretaría
Videos Secretaría
Calendario de Grado
Ubicación y contacto
Gacetas universitarias
Normas y Reglamentos de LUZ
Encuesta
¿Dónde te enteras de las noticias de asignación a LUZ y consignación de documentos?
  

images/stories/topes/banners2.jpg

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
Entre la ciencia y la fe PDF Imprimir Correo

Dra. Marlene Primera Galué/ Secretaria LUZ

 

La polémica entre la ciencia y la fe es tan antigua como la historia del hombre. En el siglo XXI el conflicto ha sumado nuevos antagonistas. Lo más significativo es que en defensa de la existencia de Dios se encuentra  Francis Collins, quien dirigió el Proyecto del Genoma Humano, descubrió el gen de la fibrosis quística, entre otros relevantes aportes científicos. 
 

 Collins, quien fue ateo hasta los 27 años,  cuenta con una trayectoria universitaria impresionante. Se graduó como Químico en la Universidad de Virginia, obtuvo el título de doctor en Química Física en Yale y luego el título de Medicina en la Universidad de Carolina del Norte. Sorprendió a una buena parte de la comunidad científica al declarar abiertamente acerca de sus convicciones católicas. 
 

En  su libro, “El lenguaje de Dios”  afirma que, “la experiencia de secuenciar el genoma humano y de revelar el más notable de todos los textos fue, además de un logro científico impresionante, una ocasión para la adoración de Dios”. 
 

De esta manera, Collins ingresaba a la larga lista de influyentes científicos que expresaron su creencia en un ser Creador, junto a Copérnico, Galilei, Newton, Darwin, Einstein, Fleming y otros tantos que realizaron invaluables aportes a la humanidad.

Todos parecen coincidir en que si bien la ciencia ha permitido demostrar las maravillas del universo, no ha podido demostrar la inexistencia de Dios.
 

Para Collins los científicos tienen la posibilidad de ser los primeros en celebrar las grandezas de Dios creador, y deben explicar porqué puede existir una relación armoniosa entre ciencia y religión. “La ciencia tiene su campo de acción en la exploración de la naturaleza pero es incapaz de decirnos por qué existe en universo y qué significado tiene nuestra vida”, asegura.
 

El debate entre creyentes y agnósticos será una constante en la historia del hombre; quienes convivimos en espacios de creación científica estaremos a la expectativa y con la convicción que cada paso de la ciencia nos aproxima a entender la grandeza infinita de Dios. 

 

 




^ Subir